Muy sencillo. Puedes lavarlo con agua y el mismo detergente que utilizas para el resto de los suelos. De todos modos, siempre aconsejamos jabones neutros para aumentar su durabilidad y evitar productos abrasivos que puedan dañar el laminado.

WhatsApp chat