¡Fuera taladro! Cómo colgar un cuadro sin agujerear la pared

decoracion-alfombras

Te has comprado unas láminas estupendas y has encontrado un lugar perfecto donde ponerlas pero resulta que al ir a colgarlas recuerdas que no puedes utilizar un taladro. Ya sea porque vives en un piso alquilado, porque es una decoración temporal o porque eres de ideas cambiantes y puede ser que un día te levantes, mires las láminas y creas que ha llegado la hora de cambiarlas de sitio… Si es así, entonces ¡estás en el lugar correcto! Colgar un cuadro sin agujerear la pared será muy sencillo. 😉

Una vez tengas claro que no quieres hacer agujeros, simplemente tendrás que elegir el método que se adapte mejor a ti, a lo que buscas y por supuesto también el método que le vaya mejor a la superficie y lugar donde vas a colgar la lámina decorativa.

Así que… fuera taladro, los fuertes ruidos, las vibraciones molestas y el polvo que todo ello conlleva…

El primer paso será comprobar tanto el peso de la lámina como el soporte donde se colgará la misma. Una vez claras estas dos cosas, tendrás que elegir el método que sea más adecuado ¡Veamos las opciones que tenemos!

  • Los adhesivos.
  • Fijadores con un pequeño clavo.
  • Soportes que nos sirvan para reclinar las láminas.

 

 

Los adhesivos

Los adhesivos, suelen venir en forma de tiras que se enganchan a la pared. ¡Este método para colgar un cuadro es muy sencillo! Además, nos permitirá retirar y cambiar el cuadro de lugar sin necesitad de estropear la pared, dado que normalmente estas tiras vienen con una lengüeta de la que tendremos que tirar en caso de querer cambiarlas de lugar.

Los ganchos funcionan de la misma forma, pero son idóneos para cuadros más pequeños y ligeros de peso. En este caso, únicamente el gancho se pegará a la pared con la cinta adhesiva que tiene incorporada.

También disponemos de un método parecido pero esta vez, en forma de pasta adhesiva. Está especialmente diseñada para paredes con relieves, que harían que las tiras no se pegaran correctamente a la pared y su duración de redujera considerablemente. El montaje es exactamente el mismo que en el caso de las tiras adhesivas.

Otro método para colgar un cuadro y también adhesivo son las tiras tipo velcro. En este caso se adhieren las tiras tanto a la pared como al cuadro, y luego se unen a través del velcro que tienen incorporado. Es una opción muy resistente y cómoda, aunque si queremos cambiar el cuadro de sitio, posiblemente nos quede rastro del adhesivo o nos llevemos restos de pared.

Por último, el adhesivo de montaje. Hablamos de una especie de cola con una capacidad adhesiva muy potente, pero que cuando se necesite, puede retirarse fácilmente con una espátula.

ambiente-lamina-casa-coral

 

 

Fijadores con clavo

Si la superficie es una pared de yeso laminado o pladur… ¡es tu método! En este caso, hablamos de un gancho que tiene en su parte trasera dos dientes que tenemos que introducir en la misma pared. Tendrás que ayudarte con un pequeño martillo o bien a base de fuerza, ya que es pequeño y no debería costar mucho introducirlo en una pared blanda.

Tendrás que comprobar el peso que aguanta cada gancho, ya que si el cuadro sobrepasa el límite, podrás enlazar dos ganchos y duplicarás el peso máximo que resistiría.

También existen unos colgadores, que en vez de dos dientes, tienen varias puntas que se clavan en la pared. El método es el mismo pero hace algún agujero más aunque imperceptible por si queremos quitarlo y cambiarlo de sitio.

Una de las ventajas de este caso, es que, dependiendo del material del que esté fabricado el fijador, al no llevar adhesivo podrás utilizarlos tanto en exteriores como interiores.

AMBIENTEOLD-TOWN

 

 

Soportes que nos sirvan para reclinar las láminas.

Sí, como lo lees.. ¡es una opción! En el caso de disponer de una pequeña balda, simplemente tendremos que poner los cuadros con un poco de gracia y apoyarlos en la pared. Otra opción, si nos gusta esta propuesta visualmente, sería poner nosotros mismos una balda no muy ancha con un adhesivo de los que hablábamos antes y poner los cuadros que tengamos previstos para ese espacio.

En este caso, podrás cambiar los cuadros las veces que quieras… ¡toda una ventaja! Si sale una lámina nueva que te encanta y que combina con la composición que ya tienes, con un simple gesto podrás darle un vuelco a la composición que ya tenías y así seguro que nunca te aburres de ver siempre la misma decoración. 😜

Y si necesitas inspiración… ¡te ayudamos en este post!

 

AMBIENTE 6
Banner-Lamina-Flores-Rosas
WhatsApp chat